La Conquista

Es conocida la historia del descubrimiento de América por parte del navegante genovés Cristóbal Colón. Se considera que los viajes de Colón lograron el establecimiento de la primera ruta permanente entre Europa y América: el 12 de octubre de 1492. Este hecho histórico, conocido por todos, sin duda fue definitorio en la configuración y transformación del paisaje natural de América.

De modo general, se puede decir que antes de la llegada de los españoles al continente americano, Mesoamérica estaba cubierta por un mosaico de tipos de vegetación, algunos bajo fuerte influencia antrópica (por los sistemas de cultivo) y habitados por diversas poblaciones indígenas: los horticultores indígenas abrían claros en los bosques con el fin de cultivar y establecer sus poblados, creando un mosaico de tierras taladas, sembradas y boscosas. Los ambientes naturales y las culturas que se desarrollaban en este conjunto de ecosistemas formaban parte de una “cadena ecológica” interconectada a manera de red que permitía el movimiento de plantas, animales y gente entre hábitat, cultura y continentes (Herlinhy y Knapp, 2003). Se ha planteado que la colonización española comenzó a separarlos eslabones de la cadena.

En febrero de 1517, un grupo de españoles comandado por Francisco Hernández de Córdoba partió de Cuba y tocó tierra en la península de Yucatán, constituyéndose en el primer contacto con los nativos del actual territorio mexicano. No obstante, fue hasta el 18 de febrero de 1519, que una expedición comandada por Hernán Cortés tocó territorio Veracruzano (Rodríguez-Luna et al. 2011).

La conquista de las tierras veracruzanas, habitadas entonces por huastecos, totonacas y popolucas, se llevó a cabo por medio de acciones de guerra, de alianzas y aprovechándola sumisión voluntaria. Consumada la conquista de México, Cortés inició el reparto de tierras y de indios entre sus soldados, como premio por los servicios prestados a la Corona y con el propósito de arraigarlos en la tierra recién ganada.

En lo posible procuraron respetar la propiedad comunal de los pueblos indígenas; sin embargo, fue a través de los llamados reconocimientos y las mercedes reales por los cuales los conquistadores obtuvieron sus primeros títulos de propiedad agraria, ya que Veracruz disponía de tierras adecuadas para la agricultura, la ganadería, la explotación de maderas y un extenso litoral donde fomentar las pesquerías. De ahí que los españoles optaran por adquirir tierras para fundar haciendas agropecuarias, trapiches e ingenios azucareros, que con el transcurso del tiempo llegaron a constituirse en vastos latifundios. Huella indeleble de esto es el desarrollo y cambio de uso de suelo que se le dio a la cuenca baja del Papaloapan y a la zona de Los Tuxtlas (Rodríguez-Luna et al. 2011).

Como lo señala Blázquez (2000), después de la caña de azúcar y del tabaco siguieron, en orden de importancia, la vainilla, el cacao y las fibras textiles. Por lo que respecta al sector pecuario, la ganadería mayor se expandió a lo largo y ancho de Veracruz, así como la comercialización de sus derivados: cueros, quesos y leche. Los criaderos proliferaron en los siglos XVI y XVII de manera que abundaban las vacas, yeguas y ganado vuelto cimarrón. Un producto de gran demanda en la capital de la Nueva España durante el siglo XVIII fue el cacao, con aproximadamente una producción de 400 000 kg anuales, ya que el chocolate era la bebida dulce de mayor popularidad en la época.
 

How many people do not love blowing hair because hair dryer that will bring heat damage? In fact, as long as the master of a reasonable and rapid method of blowing, these problems are not a problem, today loks hair would like to share how to blowing focuseonline.com correctly in winter.